lunes, 22 de mayo de 2017

PARA MEDITAR


Nada hay más repugnante que el egoísmo, ese vicio que nos hace mirarnos a nosotros mismos sin dignarnos prestar atención en los demás, sean ellos quienes fueren. 

El egoísmo constituye a nuestra persona en centro de vida, independizándose de Dios en el campo de la convivencia y de la comunidad humana en el ámbito social; si se piensa en los demás, es en tanto en cuanto puedan sernos útiles para nuestras conveniencias y avaricias. El egoísta quita a Dios el incienso de la adoración y a la comunidad el servicio que le corresponde y necesita. 

No conoce el egoísmo otra norma que la especulación del interés personal: el fraude al ciudadano o a la patria, el abuso y la opresión de los necesitados y humildes, el cálculo usurero. 

Será bueno que examinemos si han quedado en nuestro corazón algunas raicillas de egoísmo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario